Libertad

No he venido aquí a pedir nada,
entiendo:
no es momento de echar raíces,
sino de desplegar las alas.
 
Entonces yo,
que no tengo tanto para ofrecer
puedo prestarte mis brazos
para que acompañen tu vuelo
 
Entonces vos,
que acaricias sobre el viento
la libertad,
tendrás en tus ojos
el poder
de transformar
 
Porque aunque nada sea eterno,
empujar
con la fuerza del valiente
hace que la tierra
se convierta en agua
y la distancia sea más corta
entre los árboles,
de regreso a casa
 
Es que a menudo,
sabes,
no hay encuentro más sincero
que cuando se cruzan 
las alas,
sobre un mismo
cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: